¿Cómo afectan las radiaciones UV a nuestros cultivos?

¿Cómo afectan las radiaciones UV a nuestros cultivos? Nuestra delegada de Valencia, Belén Sánchez Morillas, nos lo cuenta en este artículo.

cómo-afectan-las-radiaciones-UV-nuestros-cultivos

Que la luz solar es esencial para la mayoría de seres vivos es una idea que todos tenemos clara. En las plantas, concretamente, la radiación solar juega un papel imprescindible en sus principales procesos fisiológicos. Y, de hecho, la principal actividad de las plantas, la fotosíntesis, depende directamente de la luz solar que estas reciben.

Sin embargo, también puede tener un impacto negativo si el cultivo no está bien protegido. Lo primero es aclarar el concepto de luz ultravioleta, UV: una radiación con ondas más cortas que las perceptibles por el ojo humano, presente en los rayos solares. Según la intensidad de la radiación UV, repercutirá positiva o negativamente en los cultivos.

¿Cómo se clasifica la luz ultravioleta?

La radiación UV se divide principalmente en tres grupos:

  • UV-A (320 a 400nm): Es poco absorbida por el ozono de la atmosfera y llega en mayor cantidad a la superficie terrestre. Es la que menos daños ocasiona en la agricultura.
  • UV-B (280 a 320nm): Es medianamente absorbida por el ozono de la atmosfera, lo que permite que parte de esta llegue a la superficie terrestre.
  • UV-C (100 a 280nm): De las tres, es la más absorbida por el ozono de la atmosfera, por lo que prácticamente no llega a la superficie de la tierra.

Así pues, la UV-B es la que causa efectos negativos en las plantas si incide en las mismas en grandes cantidades.

En los frutos produce rotura de la pared celular, lo que comúnmente llamamos planchado o asolanado.

Los daños producidos por las altas temperaturas que se alcanzan en los meses de verano causan alteraciones en la producción de proteínas y la destrucción de enzimas que intervienen directamente en los procesos metabólicos de las plantas.

 

¿Cómo afectan las radiaciones UV a nuestros cultivos?

Lo cierto es que las plantas han desarrollado ciertos mecanismos de defensa que las ayudan a protegerse de las radiaciones UV. Sin embargo, con el creciente impacto del cambio climático, estos mecanismos naturales son insuficientes, lo que provoca daños a nivel celular cada vez más tempranos.

¿Cómo podemos, entonces, ayudar a nuestros cultivos a protegerse del sol?

  • Absorbiendo parte de la radiación
  • Hidratando los tejidos
  • Disminuyendo el shock térmico

Justo en estos tres pilares es en los que se basa nuestro protector solar KOSMET.

Si quieres descubrir más sobre cómo proteger tu cultivo de las radiaciones solares en verano, visita nuestra página web

2021-07-06T09:36:35+00:006 julio, 2021|Categorías: Cultivos|
Ir a Arriba