El hierro del futuro empieza ahora

 

Muchos cultivares presentan fisiopatías derivadas por el bloqueo, falta de absorción o baja disponibilidad del hierro, que se manifiestan en el amarillamiento de las hojas jóvenes porque el hierro es necesario para la producción de clorofila. Los causantes principales de la deficiencia de hierro son el pH básico del suelo y una cantidad elevada de carbonatos en él. Todos los micronutrientes sufren este problema de absorción, pero el hierro destaca en mayor medida.

Durante las últimas décadas, los quelatos han representado una solución interesante al problema de clorosis férrica, porque son capaces de secuestrar fuertemente el metal para ponerlo a disposición de las plantas. En la versión consolidada (mayo-2021) del Reglamento (CE) nº 2003/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de octubre de 2003, relativo a los abonos, se listan los agentes quelantes autorizados que pueden generar ligandos con los metales, de formas octaédricas (DTPA), hexaédricas (EDTA, HEEDTA, [o,o]-EDDHA, [o,o]-EDDHMA, EDDCHA, EDDHSA, HBED, [S,S]-EDDS) o bien pentaédricas ([o,p]-EDDHA, [o,p]-EDDHMA, IDHA). Además, define un fertilizante clasificado quelato de hierro como un producto soluble en agua con un mínimo del 5% de hierro soluble en agua, del cual el 80% debe ser fracción quelada y al menos el 50% está quelado por uno o varios agentes quelantes autorizados. Esta normativa permite formular mezclas con diferentes constantes de estabilidad y solubilidad, adaptables para distintos suelos y cultivos.

Pero la creciente preocupación ambiental ha llevado a cuestionar los persistentes quelatos fenólicos (EDDHA, EDDHMA, EDDCHA, EDDHSA y HBED) y aprobar otros menos recalcitrantes y biodegradables, como el IDHA en el 2012 y el [S,S]-EDDS en el 2016. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) informa que tanto el EDTA como el HEEDTA son resistentes a la hidrólisis y difícilmente biodegradables, por lo que pueden permanecer largamente en el suelo. Respecto al DTPA, la misma ECHA sostiene que es altamente soluble en agua, donde permanece inalterable y puede ser un contaminante de ríos, lagos y acuíferos. Hay que decir también que estos tres últimos agentes pierden eficacia en suelos calizos porque otros metales como zinc, manganeso o calcio, desplazan de manera significativa al hierro del quelato.

En la revisión de la normativa europea de fertilizantes, el Reglamento (UE) 2019/1009, se introducen actualizaciones que inciden en la eficacia y sostenibilidad de los insumos. En consecuencia, los agentes quelantes quedan definidos de la siguiente forma:

Si la sustancia o una de las sustancias de la mezcla está destinada a potenciar la disponibilidad a largo plazo de micronutrientes para los vegetales en el producto fertilizante UE, dicha sustancia debe ser un agente quelante o un agente complejante y se aplicarán las siguientes normas:

  1. a) El agente quelante será una sustancia orgánica compuesta de una molécula que:
  2. i) tenga dos o más sitios que donan pares de electrones a un catión de metal de transición central [zinc (Zn), cobre (Cu), hierro (Fe), manganeso (Mn), magnesio (Mg), calcio (Ca) o cobalto (Co)],
  3. ii) sea lo bastante grande como para constituir una estructura cíclica de cinco o seis anillos.

El producto fertilizante UE permanecerá estable al cabo de 3 días como mínimo en una solución estándar de Hoagland a pH 7-8.

(…)

 Cabe decir que la calidad de los quelatos ha mejorado en los últimos años, pero algunos de ellos son mezcla de formas quelantes y otras no quelantes, que acaban como residuo en el suelo. Además, una vez utilizados, los quelatos persistentes bloquean los micronutrientes del suelo y provocan que la dosificación tenga que aumentar considerablemente año tras año.

La Unión Europea ya está aplicando el mandato de reducir residuos y respetar el medio ambiente, por lo que se puede inferir que en los próximos años la mayoría de agentes quelantes no estarán autorizados y únicamente quedarán aquellos poco persistentes, que sean puros en su forma funcional y que proporcionen una eficacia elevada.

Por otro lado, el futuro apunta a nuevas alternativas que ayuden a absorber los nutrientes de forma más eficaz. Una línea de investigación novedosa apuesta por la estimulación de las plantas, de manera que la eficiencia de la aplicación llegue a máximos y se pueda, tal como reza el lema europeo, “producir más con menos”.

 

Descubre el hierro del futuro en HILFE AGROTECHNICAL.

2022-02-24T09:25:35+00:0018 febrero, 2022|Categorías: Sin categorizar|
Ir a Arriba